cerrar
Opiniones

‘El Orgasmo Masculino Versus Eyaculación Precoz»

Espero estas reflexiones provoquen curiosidad para que profundices sobre este tema por lo que te presento un breve ensayo de un capítulo del libro de Corfú Sexual autor Mantak Chia (El Hombre Multiorgásmico).

¿Alguna vez te ha pasado que en una actividad sexual terminas eyaculado sin que tú lo decidas causando en tu pareja esa horrible sensación de insatisfacción y frustración? Si tú respuesta es afirmativa pues ya conoces a la anatema eyaculación precoz. Por consiguiente, te invitamos a leer cuidadosamente estas líneas que te escribo porque podrías eliminarla de tu vida y esto lo hago con ánimo de edificación ya que este problema puede afectar todos los aspectos de tu vida especialmente el más importante, el espiritual que es el que más me preocupa.

Así que para lograr la capacidad de ser multiorgásmico y así poder disfrutar del placer orgásmico y elegir cuando, y donde eyacular en un encuentro sexual, entonces deberás tener claro algunos conceptos tales como: distinción entre Orgasmo y Eyaculación, Fase Contráctil y Punto sin Regreso.

En primer lugar, empecemos aplatanando una definición de orgasmos masculino, se podría decir que es tener placer sexual sin tener eyaculación de semen. Esto tienen lugar justo antes de llegar al punto sin regreso en el intervalo de tiempo llamado fase contráctil. También el Orgasmo masculino es distinto a la eyaculación y su distinción radica en que las contracciones son más leves que las de la eyaculación permitiéndote disfrutar de la pelea en el ring de boxeo sexual, sentir y regocijarte con cada golpe o puñetazo de placer, siempre que tengas el control de no pasar la raya o sino caerás a tierra donde te contaran un, dos, tres y fuera.

Por su lado la Fase contráctil es ese estado donde te sientes que se acerca la eyaculación; por consiguiente, empiezas a sentir contracciones involuntarias en la próstata las cuales son muy placenteras, pero un poco menos que la eyaculación en sí misma, (esto es orgasmo masculino, dicho sea de paso, según el Corfú Sexual). Es en este punto donde podemos decidir si nos dejamos ir por el camino de la explosiva y placentera eyaculada; por el contrario, deberás tomar control de esa excitación y no permitir que esas pulsaciones placenteras te lleven al precipicio del punto sin regreso y con esto a la eyaculada inminente con la cual drenará toda excitación y energía que tengas dejándote fuera de combate sexual prácticamente sin vida por al menos dos horas en hombres adultos, dependiendo de la edad pudiera ser más o menos.

Por lo que manejándote bien en ese estado en el cual estas bajo fuego de un orgasmo el cual puedes disfrutar hasta que tú quieras o si prefieres irte con la demoledora eyaculada bien podría, pero mejor sería ahorrar dicha energía para otra actividad de todas maneras ya habrías disfrutado mucho.

Con relación al punto sin regreso es ese punto donde caes desde el cual no importa lo que hagas para impedir la eyaculada, no hay forma que puedas controlarte, llegaras irremediablemente a ese abismo en cual se pierde todo el control y se apodera un gran torrencial de placer que se lleva todo a su paso dejándote completamente devastado es decir la eyaculación.

Para evitar caer a este punto debes tomar precaución en el punto previo de la fase contráctil o pequeños apretones que la próstata y los músculos PC alrededor de ella producen. Es cuando debes hacer lo propio de un gran “hombre cumplidor “en jerga dominicana. Deberás hacer una de dos o reduces la excitación parando o reduciendo los movimientos que te están llevando al punto sin regreso o desplaza tu energía sexual llevándola por tu coxis hacia la columna vertebral hasta la cabeza y así puedes recorrer todo tu cuerpo por todo el recorrido orbital de la bioenergía.

Por último, puedes frenar las contracciones mismas contrayendo o apretando los músculos PC incluyendo los esfínteres anales por unos segundos o un minuto hasta que tengas el control y hayan desaparecido las contracciones involuntarias o apretoncitos placenteros a los que si les das riendas sueltas te llevarán en cuestión de segundo al punto sin regreso, (si fuera el caso te atrapo la eyaculación precoz) en cambio podría disfrutar todo el tiempo que desees siempre que tú tengas el control. Es como calibrar en bicicleta en un cable a dos mil pies de altura, pero los buenos amantes lo logran cada vez que desean, de modo que cada vez que tienes este ataque de placer previo al punto sin regreso estás experimentando un orgasmo y siempre que lo controles vendrán cada vez más fuerte y placenteros tratando de empujarte al punto sin regreso. Tanto puedas manejar esos pequeños paquetes de placer y puedas disfrutarlos sin que llegues a eyacular así será el número de orgasmos que podría tener en un encuentro sexual.

Aprendido esto y puesto en práctica te habras convertido en un buen esposo, un buen marido o amante, póngale usted el nombre de su preferencia. Y al fin podrá decir: “hasta la vista eyaculación precoz.”

Lic. Simón Manzueta

Comenta